Un traumatismo dental se define como un impacto fuerte sobre los dientes o estructuras contiguos, lo cual deriva en algún tipo de lesión leve o grave. Se presenta en niños menores de dos años y entre los 6 y 8 años. Pueden ser causados por accidentes, golpes, caídas, peleas, deporte o por masticar ...