Un traumatismo dental se define como un impacto fuerte sobre los dientes o estructuras contiguos, lo cual deriva en algún tipo de lesión leve o grave. Se presenta en niños menores de dos años y entre los 6 y 8 años.

Pueden ser causados por accidentes, golpes, caídas, peleas, deporte o por masticar alimentos duros. Es muy importante que cualquier tipo de traumatismo dental sea evaluado por un especialista para descartar lesiones graves.

¿Cuándo debo llevar a mi hijo al dentista?

Si el diente permanente se cayó

Si el diente presentó alguna fractura ligera o grave

En caso de presentar dolor, hinchazón o fiebre

No puede cerrar bien la boca o juntar los dientes


Lugares comunes para causar traumatismos

Caídas desde estructuras altas: columpios, resbaladillas, camas o muebles  

Tropezones con cualquier tipo de objetos

Golpes, cortes o raspaduras con bordes afilados

Debes tener en cuenta que cualquier golpe o fractura  puede causar grandes problemas en los dientes y boca de tu hijo. Lo ideal es que ante cualquier accidente o traumatismo acudas con una especialistas como la Dra. Alma Lorena Clemente Martínez.